Educación

“Sufrimos campaña de desprestigio…”

Miriam Marinozzi ve difícil un acuerdo salarial para el inicio de clases.

“Más allá que esta tarea docente es nuestro medio de vida, también es lo que nos gusta hacer, por eso que cada inicio de clases nos genera mucho entusiasmo y felicidad  pero también es verdad que tenemos una gran preocupación las formas que va tomando cada año la campaña de desprestigio hacia los docentes impulsada desde la provincia de Buenos Aires”.

Así lo sostuvo Miriam Marinozzi, secretaria general del Suteba Seccional Berazategui, en la previa de un nuevo ciclo lectivo. “Esta campaña se traduce esta campaña con la formación de las mesas distritales educativas. Nosotros tenemos una instancia como la Unidad Ejecutora Distrital, donde nos reunimos los docentes, sindicales y las fuerzas vivas de la comunidad para discutir cuestiones de infraestructuras, cargos, las creaciones y todas las prioridades que tiene el distrito. En cambio estas mesas han sido de Cambiemos, porque ellos hicieron listas de invitados, donde no se tomaron decisiones pero se publicita como si ese lugar fuera el lugar donde surgen los cambios en la educación y no es así. Es un espacio partidario. De manera paralela estuvieron pegando carteles en relación al inicio de clases 6 de marzo y todos queremos empezar en fecha, pero hay que saber quien tiene la responsabilidad de que eso así suceda y evidentemente no es la decisión de los docentes sino del Gobierno Bonaerense”-puntualizò-.

Marinozzi recordó que “no se pueden exponer la integridad física de los alumnos, docentes y auxiliares si la infraestructura escolar no está garantizada. Es cierto que hay diferencias entre los distintos distritos, porque luego de las dos muertes registradas en Moreno, se armó un comité de crisis donde los propios padres decidían si se comenzaba, de acuerdo a las condiciones de la escuela, en cada barrio. La Provincia puso más de 300 millones para reparar las escuelas de ese distrito, dejando a nuevo la escuela donde ocurrieron las muertes, pero eso es lo que necesitan todos los establecimientos bonaerenses”.

Agregó que “el llamado a paritarias este año fue tardío. El año pasado valió la pena luchar porque empezaron inamoviblemente ofreciéndonos un 15 por ciento y terminaron otorgándonos un 31 por ciento. Nos decían que no tenían recursos y finalmente el dinero apareció. Nos jugaron al desgaste. Planteamos una recomposición que nos arrime al costo de vida, no queremos ganar más sino perder menos ante la inflación”.